La importancia del diálogo interno

“No puedo más”.    “Este calor es insoportable”.    “Este frío es inhumano”.    “A este ritmo no acabaré la carrera”.    “Soy un inútil”    “Todo es culpa mía”.    “No sirvo para nada”.    “Cada vez soy más lento”.    ¿Te suenan estas expresiones?

Son frases que muchos de nosotros nos decimos constantemente de una manera silenciosa. Son expresiones que nos golpean el cerebro una y otra vez. Y pese a las veces que nos las decimos, rara vez somos conscientes de ellas. Son pensamientos inconscientes que poco a poco nos van minando la confianza.

Este tipo de frases inconscientes son muchas veces las responsables de que fracasemos en una tarea. Y de la misma manera que éste diálogo interno nos puede boicotear, también nos puede ayudar.

Educa tu diálogo interno

Lo primero que vas a hacer es impulsarlo a salir al exterior.  Identifica las palabras que utilizas a nivel inconsciente durante las actividades que realizas.

Ejemplos

Soy un jugador de baloncesto que está en la línea de tiros libres preparado para lanzar y mis pensamientos son del tipo…

Soy un jugador de baloncesto que está en la línea de tiros libres preparado para lanzar y mis pensamientos son del tipo…

“Voy a errar este lanzamiento”.
¡Seguramente fallaré!
Estoy corriendo una carrera de 10 km y mi yo interior me va diciendo…

“A este ritmo es imposible que pueda aguantar” 
¡Seguramente me iré desinflando y bajando el ritmo de carrera!
Soy un levantador de pesos. Al añadir 500 gr a la barra la miro y me digo a mi mismo…

“Es demasiado peso para mí…”
¡Seguramente no podré levantarla!

Cuando le preguntamos a la gente que es excelente en algo qué es lo que se dicen a si mismo, siempre nos responden que su diálogo interior rebosa de autoconfianza y perseverancia.

Con todo esto no queremos decir que una persona que por ejemplo lo máximo que ha corrido seguido en su vida son 15 km, sea capaz de acabar una carrera de 42 KM (maratón) por debajo de las 3 horas con sólo decirse a si mismo         “tú puedes”.

Lógicamente hará una preparación física anterior. Y si acompaña sus entrenos con un diálogo interior poderoso y positivo, seguramente, tendrá más posibilidades de completar su objetivo satisfactoriamente. Si en cambio combina su entrenamiento con frases del tipo “esto es imposible”, “son muchos km para mí”, “me hundiré a 10 km de la meta”, etc, posiblemente  ni siquiera podrá acabar la prueba.

Refuerza tu diálogo interno

Como decíamos antes, lo primero es reconocer esas frases que te boicotean. Luego cámbialas conscientemente por frases construidas de una manera positiva.

Ejemplos de frases positivas

“A este ritmo aguanto hasta el final”“Soy ligero como una pluma”
“Soy rápido y veloz”“Soy sumamente certero tirando a canasta”…

Una vez tengas estas expresiones escogidas, cada vez que reconozcas la frase negativa, automáticamente la sustituyes por la positiva. Ésta  la vas repitiendo a modo de mantra. De esta manera consigues hacerla inconsciente. Y cuando estés delante de esa situación especial, saldrá automáticamente elevando tu confianza  y  “haciendo que lo imposible se vaya volviendo posible”.


institut dinàmic
fisioterapeutes

Un saludo!!



!DESCÁRGALA GRATIS!
Para entrenar con sentido y llegar a tu meta en condiciones.
Regálale salud a tus seres más queridos.
¡CONTÁCTANOS!
Regálale salud a tus seres más queridos.

Tener una buena calidad de movimiento corporal, sin dolor, mejora indudablemente nuestra vida y para ello ponemos todo nuestro conocimiento y toda nuestra experiencia a tu disposición.

Institut Dinàmic

Deja un comentario